Dios dispone todo para bien

14:29 hrs.   //   by Joe McWilliams   //   Blog, Visitantes  //  2 Comments

por Scott Smyer

Me presenté hace varios años en la Noche de Humor de Pie Grande que recaudó dinero para Formando Vidas. Me encanta hacer comedia, así que esta fue una manera divertida y fácil de contribuir a las misiones sin salir del país.

Me dijeron que las ganancias ayudarían a pagar por la compra de un edificio, llamado “La Jungla”, que serviría como un lugar seguro para que los niños fueran a jugar. Es básicamente un lugar seguro donde los niños pasan tiempo y tienen la niñez que la pobreza les quitó.

Eso era todo lo que sabía.


 

De modo que estuve muy emocionado de que mi primer viaje misionero fuera a Bogotá ya que vería cómo Dios usó mi pequeña contribución. Sabía que trabajaríamos en un proyecto que consistía en hacer una pintura mural de una jungla en las paredes, además de visitar otros ministerios. Me pareció genial. Acepté un trabajo de construcción residencial cuando estuve en la universidad. Hicimos mucho trabajo de estucado (algunos lo llaman “enmasillar” o “embarrar”). En resumen, odié ese trabajo. Nunca le vi ningún valor, salvo que ayudaba a pagar la universidad y algún día me ayudaría conseguir otro trabajo.

Llegamos a la Jungla y Steve dice que no podemos pintar porque las paredes no están listas. Los hombres estucadores llevaban semanas perdidos y el trabajo estaba demasiado atrasado.

Ummmmmmmmmm….….¿de verdad, Dios?

 

Estuve muy feliz de decir, “¡Solía hacer eso y lo puedo hacer!”

Entonces cogí algunas herramientas, me subí al andamio y me dediqué con entusiasmo a esa pared. ¡Fue genial! Y en medio de todo esto, Dios me habló al corazón. “Scott, qué habrías hecho si te hubiera dicho cuando tenías 19 años: “¡Oye, voy a utilizar este trabajo que odias tanto, para bendecir en 23 años a los niños de la calle de Bogotá!”. ¡Fue absolutamente increíble! Dios dispone todo para bien.

 

Scott en Bogotá

Scott in Bogotá

Fuimos en otra ocasión a visitar un centro de rehabilitación/desintoxicación para adolescentes adictos a las drogas y el alcohol.

Ummmmmm…¿de verdad, Dios?

 

Mi familia tuvo que intervenir en mi vida en el 2003 por mi adicción a las drogas y al alcohol. Fui a Lubbock, TX y pasé 2 semanas en un centro de desintoxicación y otros 32 días en rehabilitación.

Entonces, con mi esposa e hija a mi lado, compartí mi testimonio de cómo Jesucristo me libró de ese mismo infierno en el que estos jóvenes se encontraban. ¡Qué asombroso Dios, con su asombrosa gracia! Dios me reveló que no desperdicia nada y lo aprovecha todo; y si yo solamente me presento con mi bolsa vacía y mi disposición, Él lo hará todo.

Él usó la comedia que me encanta, el trabajo que odiaba y el infierno de mi adicción. ¡Todo lo que hice fue presentarme y estar dispuesto y mi Dios hizo cosas asombrosas!

2 Comments

  • Thanks for sharing this Scott. You are amazing and I pray God will bless you always.

  • That’s not just the best asnwer. It’s the bestest answer!

Leave a comment