El Otro Camino

En nuestro hogar de paso “El Otro Camino”, niños muy necesitados fueron recibidos durante muchos años por cinco horas al día, cuatro días a la semana. Los niños se podían bañar, lavar la ropa, desayunar, jugar, participar en manualidades, recibir enseñanza bíblica, aprender las letras, almorzar, recibir atención básica en salud, etc., en esta casa ubicada en el centro de la ciudad.

DSC02918

Ha habido algunos cambios durante los últimos dos años. Los voluntarios que sirven en “El Otro Camino” han sido pocos y ninguno obra tiempo completo. De igual manera, la casa necesita ciertas reparaciones y modificaciones para cumplir con los estándares sanitarios y de seguridad. De modo que en oración el enfoque cambió. El equipo lleva a cabo semanalmente un estudio bíblico para adolescentes embarazadas. Nuestro deseo es comenzar una vez más las caminatas de oración en el barrio donde hay mucha pobreza, es permitida la prostitución, y es común la droga y el crimen.

Si hay un niño o niños que corren peligro, les brindamos protección permanente día y noche en nuestro albergue de crisis “Torre Fuerte”, que es una parte de “El Otro Camino”. Ellos pueden vivir temporalmente aquí mientras les buscamos soluciones concretas a sus necesidades. .

Steve tells a story about The Other Way