Casa Chamos

Los niños que conforman este hogar han pasado juntos por las diferentes áreas del ministerio. Catorce de ellos vivieron en el suburbio más violento y plagado de drogras de la ciudad. Muchos de ellos ahora son jóvenes adultos. Todos ellos están ahora en diferentes etapas de su restauración. La Casa Chamos es su sostén. Algunos viven allí tiempo completo, otros vienen y van en la medida que restablecen vínculos con su familia de origen. Unos cuantos regresaron a las calles pero otros le permitieron a Dios que obrara en sus vidas y ahora le sirven en el extranjero.